martes, 16 de septiembre de 2014

¿Es el Estado Islámico una amenaza real para Occidente?



© REUTERS

El Estado Islámico ya se ha apoderado de una parte importante de Irak y Siria y está considerado una de las mayores amenazas para la estabilidad de Oriente Medio para los próximos años. Pero, ¿supone un riesgo serio para los países occidentales?

¿Desean los insurgentes del Estado Islámico atacar a Occidente? Hasta ahora el Estado Islámico (EI) ha mostrado poco interés en lanzar grandes ataques terroristas en Occidente. Pero eso podría cambiar, advierten los autores de un reciente artículo publicado en el diario australiano 'The Sydney Morning Herald'.

Hasta el momento, los extremistas islámicos siguen amenazando a EE.UU., como ocurre en los videos que muestran la decapitación brutal de dos periodistas estadounidenses: James Foley y Steven Sotloff. Supuestamente, el Estado Islámico tiene en su poder otros ciudadanos norteamericanos y europeos, entre ellos el británico David Haines, que serán también decapitados si el presidente de EE.UU., Barack Obama, sigue atacando las posiciones del EI en el norte de Irak.

Por el momento, aparte de los asesinatos de Foley y Sotloff, la hostilidad del EI hacia Occidente no pasa todavía de las amenazas. Esto distingue al EI de Al Qaeda, que había convertido los ataques a Occidente en su prioridad, opinan los redactores.

¿Puede el EI 'exportar' el terrorismo a los países occidentales? Los gobiernos europeos están preocupados por la amenaza que representan los simpatizantes del EI en el continente. Como ejemplo, se pone el caso de Mehdi Nemmouche, ciudadano francés que combatió junto a los militantes del EI antes de abrir fuego contra cuatro personas en el Museo Judío en Bruselas este mayo.

Diversos analistas consideran que el grupo islamista representa, ante todo, una amenaza regional. Al mismo tiempo, reconocen que la existencia de 'lobos solitarios' inspirados en la ideología del grupo yihadista sí constituye una amenaza para Occidente, aseveran los autores del artículo en 'The Sydney Morning Herald'.



© REUTERS
Sin embargo, a finales de agosto, el rey Abdalá de Arabia Saudita advirtió que el EI atacaría a países occidentales en un plazo de un mes si ello no se impide con alguna acción rápida. "Si lo ignoramos, estoy seguro de que alcanzarán Europa en un mes y EE.UU. en otro", afirmó el monarca.

Debido a los acontecimientos en Irak y Siria, las autoridades británicas han elevado a 'grave' el nivel de amenaza terrorista en el país, que es la segunda categoría más alta. A su vez, el primer ministro de Australia, Tony Abbott, expresaba tras la decapitación de Foley su preocupación ante la posibilidad de que su país, entre otras naciones occidentales, pudiera convertirse en escenario de actos terroristas.

¿De qué recursos dispone el EI?



© REUTERS
Debido a su significativo avance en el territorio del norte de Irak y en Siria, el EI controla en estos momentos yacimientos de petróleo, centrales eléctricas, presas y fábricas en ambos países.

Charles Lister, especialista en grupos yihadistas del Brookings Doha Centre en Catar, estima que el grupo radical es capaz de ganar cerca de 2,15 millones de dólares diarios únicamente con la venta de petróleo. Además, el EI genera una gran cantidad de dinero en efectivo a través de actividades criminales y negocios ilícitos, se explica en el artículo publicado en 'The Sydney Morning Herald'.

En relación a la capacidad militar de los islamistas de EI, el grupo se ha apoderado de armas pesadas, incluidos tanques, piezas de artillería y misiles tierra-tierra, que antes pertenecían a las fuerzas gubernamentales iraquíes y sirias, señala el periódico. Además, Human Rights Watch asevera que los yihadistas del EI han utilizado armas de racimo al menos en una localidad siria.

¿Qué peligro representa que el EI se haya apoderado de tanto territorio?



© REUTERS
El mundo ha visto qué consecuencias puede tener que una organización terrorista cuente con un refugio fijo: Al Qaeda fue capaz de florecer y perpetrar el ataque terrorista del 11-S en gran parte gracias a que se sentía bastante segura en un Afganistán controlado por los talibanes, opinan los autores.

A día de hoy, el Estado Islámico supone una amenaza muy superior a la que representaba Al Qaeda en 2001: es más rico, opera con habilidad modernos y eficaces medios de comunicación y redes sociales y cuenta con mucho más territorio. Y aunque Al Qaeda operaba sobre la base de una red flexible de varias células en diferentes países —una descentralización que jugó su favor en un principio— el grupo terrorista finalmente ya no podía centralizar su mando de una manera coherente, opina el rotativo.

"En el Estado Islámico estamos viendo un mando altamente centralizado y una estructura de gobierno que requerirá una nueva estrategia de lucha contra el terrorismo en la región", afirma Lina Khatib, director del Centro de Oriente Medio Carnegie en Beirut.

Colin Clarke, politólogo de la Corporación RAND que investiga la seguridad mundial, asevera, a su vez, que el territorio que controla el Estado Islámico "puede llegar a convertirse en una incubadora para el extremismo... y en exportador de terrorismo".