martes, 27 de noviembre de 2012

El rey de Arabia Saudita Abdullah bin Abdul Aziz Al-Saud clinicamente muerto

Abdullah bin Abdul Aziz podría haber sido asesinado por los, aún más extremistas, que él. De todos es conocido los fallidos intentos de asesinato perpetrados por la rama de principes que se oponen a la apertura de nuevos modelos, que acerquen a la sociedad saudita a tímidos avances democráticos.

El pasado día 19, el rey fué sometido a una operación de espalda sin mucha importancia. La operación, incomprensiblemente duro 14 horas, del quirofano  fue llevado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Riad en estado de coma, necesitando respiración artificial.

El secretismo ha sido el gran actor principal, lo que nos lleva a pensar en la presunta implicación de los príncipes opositores más radicales del wahabismo.

Como la verdad no verá la luz por muchos años, solo nos queda esperar el peor de los escenarios posibles en el Golfo. Si hasta ahora ya,  financiaban a los terroristas takfir, con la muerte del rey de Arabia Saudita podemos encontrarnos con un ejercito y armas nucleares en poder de los takfir, esto es, Al-Qaeda en la Península Arabiga y Yemen totalmente legalizada. 

Ahora si está en peligro, no solo todo occidente, la expansión wahabita alterará todo el planeta.

Mañana, el oro y el petróleo subirá espectacularmente, se desplomaran el resto de valores.

¡¡Bienvenido a la III Guerra Mundial!!