lunes, 12 de noviembre de 2012

Última hora Siria: Contrabandista de armas: las armas que entran en Siria se compran de Turquía con dinero qatarí y saudí


Ankara, SANA

La Agencia France Press, en su cobertura de los sucesos en Siria, entrevistó a "Abou Abdo", el exprofesor de escuela a quien sedujo la facilidad con que se hace dinero ilícitamente, a la sombra de las facilidades que conceden las autoridades turcas en sus fronteras con Siria, para convertirse en un conocido contrabandista de armas, municiones, pertrechos y dinero, desde Turquía a Siria.

“Si Turquía quisiese controlar rigurosamente sus fronteras con Siria, los rebeldes perderían en diez días, porque ese país es la fuente principal de todo”. Con estas simples palabras ha resumido “Abou Abdo” el rol del gobierno del Partido la Justicia y el Desarrollo, presidido por Erdogan, en avivar las llamas de la crisis en Siria y azuzarla a través de la facilitación de las operaciones de contrabando, y la apertura de sus fronteras ante los traficantes para transportar las armas con que se asesinan a los sirios y se sabotea el país.

Las confesiones de “Abou Abdo” constituyen pruebas tangibles adicionales sobre la flagrante involucración del gobierno turco y los cacicazgos del Golfo en la crisis siria, pues asegura el traficante que tiene informaciones en su poder que afirman que la compra de armas de Turquía que son introducidas a siria, se hace con dinero qatarí y saudí.

El beneficio rápido y las facilidades turcas a los traficantes, impulsaron a quien fuera un maestro de escuela a cambiar su noble profesión como “educador” en la de un “traficante oportunista”.

Según France Press, “Abou Abdo es un hombre multi-talentoso, que trabaja como mediador capaz de procurar todo lo que se requiere para mantener encendidos los sucesos en Siria, a través de una ruta vital e ilegal en las fronteras turcas”.

La Agencia señaló que cuando los armados necesitan conectarse a Internet o los teléfonos inalámbricos o corrientes, o cuando necesitan chaquetas antibalas o armas y municiones, Abou Abdo es el hombre indicado. Él conoce a los proveedores en Turquía y los compradores en Siria, y sus clientes no son para nada pocos, según alega el contrabandista.

Abou Abdo asegura que “proporcionó equipos de comunicaciones a las comandancias de las milicias del llamado "Ejército Libre", al igual que abastece con armas y municiones a los comandantes de las cuadrillas en las provincias de Alepo y Edleb. " En una reseña a quién es el beneficiario real de las sanciones internacionales impuestas al pueblo sirio, el traficante “ Abu Abdo " dijo que las sanciones internacionales han repercutido en que muchos productos ya no están disponibles en los mercados sirios, incluidos los alimentos y los medicamentos esenciales, que ahora se están trayendo de fuera, por eso Turquía se ha convertido en la plataforma principal para cada una de estas operaciones".

Esta afirmación viene a revelar la esencia tras el motivo de las sanciones impuestas a Siria. Erdogan pretende convertir el mercado de contrabando como una alternativa del mercado oficial, poniendo sus productos en manos de los traficantes, para que estos la introduzcan a Siria, lo que refleja que se comporta según la mentalidad de las pandillas que nada tiene que ver con la lógica de las relaciones internacionales. Abu Abdo añade que todo lo que se necesita en los campamentos, como teléfonos, mantas, colchones y alimentos, proviene de Turquía, señalando que debido a las sanciones contra Siria no es posible transferir dinero a bancos sirios, “por eso echamos mano de los turcos para introducir dinero a Siria", revela.

Últimamente son cada vez mayores las pruebas tangibles que demuestran la involucración del gobierno turco y de los cacicazgos del Golfo en el baño de sangre que presencia Siria y en este crimen contra el pueblo sirio.

No pasa un día sin que sean reveladas confesiones de personas que han presenciado con sus propios ojos el contrabando de armas a Siria a través de las fronteras turcas. Personas que han sido testigos de las facilidades que las autoridades turcas conceden a los terroristas para continuar con la destrucción del Estado sirio. Este hecho debería obligar a las instituciones internacionales que alegan velar por la paz y la seguridad mundiales, tomar severas medidas contra los que practican el contrabando de armas y albergan a los terroristas. En lugar de comerciar con diligencia verbal contra el pueblo sirio, deberían exigir la rendición de cuentas a quienes contribuyen en el derramamiento de la sangre siria y la destrucción del país.

Eba Kh. http://sana.sy/spa/340/2012/11/11/451906.htm