sábado, 24 de agosto de 2013

Diputado británico: "Israel dio a Al Qaeda las armas usadas en el ataque químico en Siria"

George Galloway

Según el diputado británico George Galloway, de confirmarse el ataque con armas químicas contra civiles en Siria esta semana, los responsables habrían sido Al Qaeda o los rebeldes sirios, usando municiones suministradas por Israel.

En una intervención televisada por el canal iraní Press TV, Galloway dijo que "si ha habido algún uso de gas nervioso han sido los rebeldes quienes lo han utilizado". Y añade: "Si se han usado armas químicas, ha sido Al Qaeda quien las ha utilizado. ¿Quién facilitó a Al Qaeda las armas químicas? He aquí mi teoría: Israel se las dio".

Los comentarios de Galloway se producen en medio del llamamiento de la comunidad internacional para que se permita a los inspectores de Naciones Unidas tener acceso al lugar del supuesto ataque con armas químicas que los rebeldes afirman que ha causado más de 1.300 muertos.

La cifra de víctimas mortales proporcionada ha variado enormemente a lo largo de la semana, desde las 500 dadas en primer lugar por el medio saudita Al Arabiya, hasta las 1.300, según los datos ofrecidos por la Coalición Nacional de Siria, el principal grupo de oposición en el exilio. Esta organización sostiene que sus datos se basaban en las cifras y fotografías proporcionadas por activistas en el terreno.

Imágenes sin verificar de víctimas, incluidos niños, en improvisados hospitales sufriendo convulsiones y dificultades respiratorias han circulado en YouTube durante toda la semana.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/103805-galloway-israel-siria-armas-quimicas-alqaeda

Mas información:

El ataque químico en Damasco: los vídeos se subieron el día antes.

Algunas de las fotografías mostradas por la prensa fueron utilizadas con anterioridad para justificar una matanza del ejército en Egipto.


Según el Ejército Sirio Libre, las autoridades sirias bombardearon con gas sarín la región de Ghoutta, en la periferia de Damasco, el miércoles 21 de agosto de 2013, causando en total 1.700 muertos. Esta alegación fue comentada de inmediato por las autoridades alemanas, británicas y francesas, que llamaron a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para que se autorice a los observadores de la ONU a investigar en el terreno. Las noticias al respecto están siendo repetidas constantemente por la prensa atlantista, que presenta además dichas alegaciones como hechos consumados.

Salta a la vista, sin embargo, la torpeza de esta nueva operación de propaganda. Como puede comprobarse a través de YouTube, los videos que supuestamente muestran la masacre cometida el 21 de agosto fueron publicados en YouTube por la cuenta identificada como «Majles Rif»… el 20 de agosto. ¡¡Un día antes!!

En las imágenes, impresionantes a primera vista, se percibe rápidamente una puesta en escena. Los niños afectados, que parecen desfallecidos o drogados, no tienen madres que los acompañen. Los varones aparecen a menudo desnudos mientras que las niñas están completamente vestidas. Fuera de algunas cortinas plegables y varias bolsas de suero, no se ve ningún tipo de estructura médica ni equipamiento sanitario, ni siquiera de tipo clandestino.
Algunas de las fotografías difundidas ahora por la prensa atlantista ya fueron utilizadas anteriormente para acusar al ejército de Egipto de haber cometido una masacre en un campamento de la Hermandad Musulmana en El Cairo.

A partir de la madrugada y a lo largo de todo el día 21 de agosto, el Ejército Árabe Sirio bombardeó las posiciones de elementos del Ejército Sirio Libre que se habían reagrupado en el sudeste de la Ghoutta (la región agrícola colindante con la capital siria), zona de enfrentamientos cuya población civil ha sido evacuada desde hace meses. Las bajas de los grupos yihadistas parecen ser allí considerables y no se ha recurrido al uso de gases de combate, un arma que históricamente se utiliza sólo en caso de guerras de trincheras.

Las autoridades rusas han denunciado una nueva campaña de propaganda planificada de antemano, lo cual está siendo confirmado por la simultaneidad y la unanimidad conque los medios de prensa atlantistas están repitiendo a coro la versión del denominado “Ejército Sirio Libre”, sin esforzarse por verificar los hechos.

Las autoridades iraníes señalan, por su parte, que el uso de armas químicas por parte de Siria sería totalmente injustificado y absurdo en momentos en que sus éxitos militares en el campo de batalla son ya innegables.

En Nueva York, al cabo de una reunión a puertas cerradas, el Consejo de Seguridad de la ONU expresó inquietud.

Ya en 2003, Estados Unidos utilizó la acusación de posesión y uso de gases de combate por parte del gobierno de Irak como justificación para agredir ese país. El entonces secretario de Estado Colin Powell llegó incluso a mostrar a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU una ampolleta de gas licuado como prueba de aquellas alegaciones. Sólo después de la destrucción de Irak, el propio Powell reconoció que aquellas supuestas pruebas eran falsas y que él mismo había mentido a la comunidad internacional.

Estos son los videos:









http://www.youtube.com/watch?v=_dVgO6LPKpk#t=11

Para Rusia, el ataque con armas químicas es una burda provocación de la oposición siria

Rusia ha declarado que, según los datos que están en su poder, el pasado 21 de agosto, las armas químicas en los suburbios de Damasco fueron empleadas por la oposición armada y no por las tropas gubernamentales. Las acusaciones contra el régimen de Bashar Asad se basan en informaciones no confirmadas.

La campaña agresiva instrumentada por los medios regionales y occidentales no hace sino confirmar que se trata de una “provocación planeada de antemano…”, se dice en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. No es la primera vez que se cometen tales provocaciones.

Los combates al este de Damasco realmente continúan, pero, según han aclarado, el panorama de los sucesos está desvirtuado al máximo.

“Al comprobarse la veracidad de los reportajes transmitidos por las cadenas de TV regionales –reza la declaración de la cancillería rusa- se aclaró que un misil de fabricación casera, similar al que los terroristas usaron el 19 de marzo con un agente químico no identificado en Khan al Asal, fue lanzado hacia esa área en la madrugada del 21 de agosto desde las posiciones controladas por insurgentes”.

Un grupo de inspectores de la ONU empezó su labor en Siria, el pasado 20 de agosto, para investigar el supuesto uso de armas químicas cerca de Alepo.

Expertos rusos estiman como muy probable el empleo del agresivo tóxico zarina por entidades no gubernamentales. Un atentado de este tipo perpetró en el metro de Tokio (marzo de 1995) la secta nipona Aum Shinrikyō, causando la muerte de doce personas y ocasionando daños irreparables a más de cinco mil personas, recuerda a La Voz de Rusia el experto del Centro Nacional de la Medicina de Catástrofes, profesor titular Guenadi Prostakishin:

–No sé si en Siria hay o no zarina. Recuerden la historia de Sadam Husein. EEUU también le incriminó de tener en sus arsenales zarina y otros agresivos tóxicos, pero resultó que no había nada. A juzgar por todo, lo mismo ocurre en Siria.

Algunos expertos occidentales dudan mucho de que se trate de zarina, pidiendo acoger con cautela las imágenes, supuestamente sacadas inmediatamente después del ataque y subidas a Internet.

“En estas imágenes se ve que los que prestan los primeros auxilios a los afectados no visten ropa protectora”, escribió en su bitácora Jean Pascal Zanders, experto en armas químicas y biológicas del Instituto de la Unión Europea para el estudio de los problemas de seguridad. “No es el caso de zarina. Sin la ropa protectora la gente habría sufrido muchas intoxicaciones secundarias”, se muestra seguro Zanders.

El ataque químico en los suburbios de Damasco se cometió en el preciso momento en que una comisión de la ONU, encargada de investigar las denuncias sobre el supuesto empleo de armas químicas empezó su labor en Siria.

En opinión del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, todo ello “asemeja los intentos de minar la convocatoria de la conferencia de Ginebra” sobre el arreglo en Siria. Expertos de EEUU y Rusia planean debatir los preparativos el próximo 28 de agosto.

“La oposición ya no tiene nada que perder. Siendo incapaz de ganar, se emplea a fondo para mover a Occidente a intervenir en el conflicto, persuadiéndolo de que el régimen de Asad es sangriento e inhumano”, afirma Serguéi Demidenko, experto del Instituto de Apreciaciones Estratégicas, al recordar que de los “ataques químicos” presuntamente cometidos por las tropas gubernamentales invariablemente informan las cadenas televisivas financiados por las mismas entidades del golfo Pérsico que patrocinan a la oposición armada:

–No hay nada nuevo en todo eso. Tan pronto Washington declaró que intervendría si en Siria encuentran armas químicas, la cadena catarí Al Jazeera ya afirmó haberlas encontrado. Nada más la misión de expertos de la ONU arribó a Siria para verificar los datos sobre el empleo de armas químicas, la cadena Al Arabiya (Dubái) comunicó sobre su empleo por las tropas gubernamentales. Es una burda falsificación”.

El 21 de agosto, el Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado una reunión extraordinaria, pidiendo investigar a fondo las noticias sobre la tragedia en los suburbios de Damasco. Rusia también insiste en una minuciosa investigación de lo ocurrido. La misión de expertos de la ONU que ya se encuentra en Siria, es suficiente para acometer esta tarea.

"Los informes sobre el ataque químico en Siria huelen a propaganda de guerra saudita"

Los últimos informes de ataques químicos en Siria podrían desatar una intervención militar de EE.UU. en el país, y deben ser escrupulosamente analizados por su "tufo a propaganda militar", según el analista geopolítico William Engdahl.

De ser ciertos estos ataques químicos, difundidos por el medio saudita Al Arabiya, "podrían constituir la 'línea roja' que el presidente Obama dijo que impulsaría a EE.UU. a una intervención militar activa en Siria, lo que podría desatar una conflagración en Oriente Medio y una confrontación de superpotencias (con Rusia, China e Irán, por un lado, y EE.UU., Reino Unido, Arabia Saudita, Turquía y Catar por otro)", señala Engdahl.

Por lo tanto, en opinión del analista, el suceso merece ser estudiado con cautela por la magnitud de sus consecuencias y por el "tufo a propaganda de guerra saudita" que desprenden varios "hechos sospechosos que hacen dudar de su credibilidad".

El primero de ellos es que la noticia fue difundida en primera instancia por la cadena Al Arabiya, fundada en 2002 por la familia real saudita, principal proveedor de fondos para tratar de derrocar al Gobierno de Siria. Tras Al Arabiya, otros medios internacionales se han ido haciendo eco de la noticia y ha ido aumentando el supuesto número de víctimas, desde los 500 muertos mencionadas por Al Arabiya, hasta los 1.300 anunciados por la cadena SkyNews de Rupert Murdoch.

Por otro lado, Al Arabiya cita como únicas fuentes informantes del ataque con gas nervioso a "activistas del Consejo de Mando Revolucionario de Siria", quienes acusaban de este supuesto bombardeo en Ghouta con armas químicas a las fuerzas leales a Al Assad, "fuentes que no son precisamente neutrales", subraya Engdahl.

Asimismo, según recuerda el analista, el número de muertos, según el medio saudita, es un dato facilitado por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que ha sido la fuente de todos los informes negativos contra del Gobierno de Al Assad desde que comenzó la guerra en 2011.

Además, el experto destaca la "conveniencia" de este ataque, justo dos días antes de la llegada de un equipo de inspectores de la ONU a Siria para investigar las denuncias de uso de armas químicas en la guerra siria. No obstante, asevera, ello plantea una pregunta obvia: "¿Qué sentido tendría que Bashar al Assad usara armas químicas prohibidas justo cuando ha accedido a que un equipo de [expertos en] armas químicas de la ONU entre en Siria?".

"En espera de la confirmación por parte de jueces verdaderamente independientes de las últimas acusaciones de Al Arabiya, deberíamos calificar los informes [sobre el ataque químico en Siria] como propaganda de guerra", destaca el analista, que los compara con informes como el del golfo de Tonkin en 1964, que fue falsificado por el Pentágono para que el Congreso de EE.UU autorizara al presidente Lyndon B. Johnson a "ayudar a cualquier país del sudeste asiático cuyo Gobierno pudiera estar en peligro por la agresión comunista", lo que constituyó la justificación legal para el envío de tropas estadounidenses a Vietnam y el inicio de la 'guerra abierta' en el país asiático.

Experto en armas químicas pone en duda el video que parece mostrar víctimas de un "ataque de gas" en Siria,
Otro experto en armas químicas ha puesto en duda el video que parece mostrar víctimas de un "ataque de gas" en Siria, y señaló que las imágenes de personas con espuma en la boca que aparecen no es coherente con los efectos de un verdadero ataque químico.

Stephen Johnson, experto en armas y explosivos químicos en Instituto Forense Cranfield, dijo a Euro News que el video se veía sospechoso. "Hay, en algunos de los videos, ejemplos que se parecen un forzados, y casi como si hubieran sido establecidos”.

Algunas de las personas con espuma en la boca, la espuma parece ser demasiado blanca, demasiado pura, y no es coherente con el tipo de lesión interna que se podría esperar, que sería más sangrienta o más amarilla ", dijo Johnson.

Johnson añade que una conclusión definitiva no se puede extraer de los videos, algo que no quieren aceptar países como Francia y Turquía, que amenazan con la fuerza antes de que cualquier tipo de investigación formal sobre los supuestos ataques haya comenzado.

Johnson se une a otros cinco expertos que han cuestionado públicamente la autenticidad de la narrativa tras el presunto ataque con armas químicas.

"En primer lugar, el momento es raro, bordeando lo sospechoso", escribe el experto de la BBC y corresponsal Frank Gardner . "¿Por qué el gobierno de Assad, que ha sido recientemente ganando terreno a los rebeldes, iba a llevar a cabo un ataque químico, mientras que los inspectores de armas de la ONU se encuentran en el país?"

Sus sospechas son compartidas por el diplomático sueco y ex inspector de armas de la ONU Rolf Ekeus, quien dijo a Reuters : "Sería muy peculiar que el gobierno haga esto en el momento exacto en que los inspectores internacionales entran en el país .... por lo menos, no sería muy inteligente ".

Charles Lister, analista de terrorismo de IHS Jane y el Centro de Insurgencia, dijo al Jerusalem Post que el momento del ataque es confuso. "Lógicamente, no tendría mucho sentido que el gobierno sirio empleara agentes químicos durante ese tiempo, sobre todo teniendo en cuenta la relativa proximidad de las ciudades seleccionadas (al equipo de la ONU)", dijo.

Mientras tanto, el experto en armas químicas y biológicas Jean Pascal Zanders, dijo que las imágenes parecen mostrar víctimas de asfixia, que no es compatible con el uso de gas mostaza o los agentes nerviosos VX y sarín. "agregó que parecían los efectos de "sustancias tóxicas industriales".
El uso de armas químicas en Siria obedece al guión diseñado por la OTAN
Asistimos al anunciado intento de crear un pretexto para que el Consejo de Seguridad de la ONU de luz verde a la agresión de rapiña contra Siria, evitando así la posibilidad de paz que supone la convocatoria de la conferencia de Ginebra, cuyos preparativos planeaban debatir el 28 de agosto expertos de EEUU y Rusia
Los medios libre llevábamos tiempo anunciando que el eje anglo-sionista buscaba la excusa para intervenir directamente en Siria, dado que los mercenarios presentados como "rebeldes" no estaban consiguiendo los objetivos previstos, sino más bien dejando absolutamente claro su carácter criminal y más bien inepto. Pues bien, esta semana estamos asistiendo a la materialización de esa excusa "de manual" para poder obtener un mandato de la O.N.U. y arrasar a sangre y fuego el país.
Como la llamada "inteligencia" militar del imperialismo no es excesivamente imaginativa, se trata, una vez más, del supuesto uso de armas no convencionales, como se adujo en el caso de Irak. Aclaro: a Saddam Hussein se le atribuyó la mera posesión -que luego se demostró falsa- de este tipo de armas. Y como la estupidez y desmemoria de la comunidad internacional no es químicamente pura y alguien podría recordar que ya les colaron una patraña como un piano, en vez de atribuir a Assad su posesión, se trata ahora de demostrar que están siendo usadas, para que nadie dude de su existencia.

Este es el escenario en el cual se produce el ataque con gas nervioso contra la población civil de Goutha, cerca de la capital, Damasco, denunciada cínicamente por el líder de la Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y de la Revolución Sirias, Ahmed al Jarba, es decir, el responsable último del único bando del que hasta el lunes constaba el uso de armamento químico (asedio a Jan Al Asal, en la provincia de Alepo, el pasado marzo).

El momento en que se produce esta denuncia no es casual: justo el mismo día del ataque al este de Damasco arribaba a la ciudad un equipo de expertos de la ONU invitado por el Gobierno legítimo de Siria para investigar el presunto uso de armas químicas durante la guerra. Así, este equipo encara ahora una auténtica ceremonia de la confusión, en que las acusaciones de los "rebeldes" (financiados por Arabia Saudí y entrenados por la CIA)se entrecruzan con los desmentidos del gobierno a través de la agencia oficial de noticias SANA, que, citando a una fuente gubernamental, proclama "Son totalmente falsas las noticias difundidas sobre un supuesto uso por parte del gobierno de armas químicas en Ghouta Oriental, y las noticias difundidas por los canales “al-Jazeera”, “al-Arabiya” y “Sky News”".

A su vez, el ministro de exteriores de Rusia, país aliado de Siria, Alexandr Lukashévich, ha declarado: “Un cohete de fabricación casera, similar al que los terroristas usaron el 19 de marzo con un agente químico no identificado en Khan al Asal, fue lanzado hacia esa área en la madrugada del 21 de agosto desde las posiciones controladas por insurgentes". Dicha versión parece mucho más coherente con la realidad de un conflicto sobre el que las agencias occidentales han vertido mentiras de un modo torrencial.

Incursión desde Jordania de mercenarios entrenados por EEUU es detenida por el ejército sirio mientras le acusan de un dudoso ataque con armas químicas con los expertos de la ONU sobre el terreno


Expertos imparciales están poniendo en duda la veracidad del supuesto ataque con armas químicas de hoy en Siria, con numerosos observadores etiquetando el momento en el que ha aparecido la historia como "sospechoso".

Hasta 1.300 son las víctimas que supuestamente han sido asesinadas en lo que fuentes de la oposición están afirmando que se trata de un "ataque con gas" contra las ciudades de Zamalka y Ein Tarma mientras los inspectores de la ONU están de visita cerca de Damasco para una investigación pre-planeada de las denuncias del uso de armas químicas por parte tanto de los rebeldes como del Ejército sirio.

Diferentes vídeos muestran decenas de cadáveres sin heridas aparentes. La Coalición Nacional de la oposición se ha valido de las imágenes para insistir en que no hay "solución política" a la crisis en Siria, una llamada no tan sutil a la intervención militar de la OTAN. El Secretario de Asuntos Exteriores británico, William Hague, llamó a la supuesta agresión una "escalada impactante."

Sin embargo, varios expertos imparciales han puesto en duda el relato detrás de las grabaciones, teniendo en cuenta que todo su surgimiento es demasiado conveniente justo cuando los inspectores de la ONU están en el país.

"En primer lugar, el momento es singular, bordeando lo sospechoso", escribe el corresponsal de la BBC, Frank Gardner. "¿Por qué el gobierno de Assad, que ha ido recientemente ganando terreno a los rebeldes, llevaría a cabo un ataque con armas químicas, mientras que los inspectores de armas de la ONU se encuentran en el país?"

Sus sospechas son compartidas por el diplomático sueco y ex inspector de armas de la ONU, Rolf Ekeus, quien dijo a Reuters: "Sería muy peculiar que el gobierno hubiera hecho esto en el momento exacto en que los inspectores internacionales entran en el país... Por lo menos, no sería muy inteligente".

El experto sueco en armas químicas, Ake Sellstrom, que dirige la inspección actual de la ONU en Siria, dijo a la televisión sueca SVT que el elevado número de muertos y heridos parecía "sospechoso".

Charles Lister, analista de terrorismo del Centro de Terrorismo e Insurgencia IHS Jane, dijo al Jerusalem Post que el momento del ataque es confuso. "Lógicamente, no tendría mucho sentido que el gobierno sirio empleara agentes químicos durante ese tiempo, sobre todo teniendo en cuenta la relativa proximidad de las ciudades seleccionadas por el equipo de la ONU", dijo.

Es importante destacar que ninguna de las personas que están poniendo en duda el supuesto "ataque con armas químicas" es partidario de Bashar Al-Assad. De hecho, la BBC ha sido muy rigurosa en el impulso de la narrativa de que los rebeldes del ELS son luchadores de base por la libertad, minimizando en gran medida el enorme número de jihadistas extranjeros que han ingresado al país bajo la bandera de Al-Qaeda.
Como informamos anteriormente, la evidencia sugiere que los ataques con armas químicas en Siria anteriores se llevaron a cabo por los rebeldes del ELS y luego culparon a Assad, en un intento de cumplir la "línea roja" de Barack Obama para la intervención militar de EE.UU.

Primera incursión desde Jordania de mercenarios entrenados por EEUU

Afirman que botes de gas nervioso fueron lanzados por aviones de combate de la fuerza aérea siria que fueron vistos volando sobre el área después del ataque, el más extenso que han informado hasta ahora. Su afirmación no ha sido verificada. El régimen negó la acusación, diciendo que no había "ninguna verdad en absoluto" en los informes de que se utilizó gas químico cerca de Damasco, y mantiene en la televisión estatal que el ejército sirio estaba llevando a cabo un ataque convencional sobre posiciones rebeldes al sur y al este de Damasco.
Informes de Debkafiles en exclusiva afirman que Assad está actuando para hacer frente a la primera incursión organizada de los rebeldes sirios entrenados por Estados Unidos desde Jordania hacia el sur de Siria. El primer grupo de 250 rebeldes, entrenados en tácticas de operaciones especiales por instructores de EE.UU. y Jordania, entraron en Siria el Sábado, 17 de agosto, armados con armas de origen ruso suministradas por los EE.UU. y Arabia Saudita. Están luchando bajo mandos de Estados Unidos y Jordania con su base en el Reino Hachemita. Un segundo grupo de 300 combatientes cruzaron a Siria desde Jordania este lunes.

Estos están cooperando con grupos rebeldes locales elegidos entre aquellos que no tienen vínculos con el yihadista Jabhat al-Nusra (Al Qaeda en Siria).

Según nuestras fuentes militares, las unidades rebeldes están avanzando a cierta velocidad a lo largo de la frontera sirio-israelí. Han obligado a las brigadas sirias desplegadas allí a retirarse de sus posiciones dentro de una franja de 1 a 25 kilómetros de la frontera, y han capturado los pueblos de Raihaniya, Breiqa y Beer Ajam.

Esta táctica ha movido al ejército sirio a retirarse de la zona frente a los Altos del Golán israelíes, y han comenzado a trazar una zona de exclusión entre las fuerzas israelíes y sirias en la provincia de Horan.

Fuentes militares de Debka informan que mas fuerzas rebeldes sirias están listas en Jordania para cruzar a Siria. Las fuerzas entrantes empezarán entonces a ampliar la zona de exclusión hacia el norte, hacia Deraa (fuente del levantamiento sirio en 2011) y al este hacia Jabal.

Esta ofensiva rebelde desde Jordania fue lanzada poco después de que el general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., visitara las fuerzas de EE.UU. en Jordania y los EE.UU. inauguraran la sala de guerra subterránea cerca de Amman para el mando de la operación en Siria.