jueves, 23 de julio de 2015

Hezbolá y Ejército sirio estrechan el cerco a Zabadani. La CIA coordina una alianza de nazis y jihadistas


Muchas gracias J. Armando, lo mismo te digo...

----------------------------------------------------------

Hezbolá y Ejército sirio estrechan el cerco a Zabadani. Avanzan en su centro


La batalla para la total liberación de Zabadani prosigue y debería pronto llegar a su fin. Hezbolá y el Ejército sirio han logrado apoderarse de la llanura sur de esta ciudad situada a 45 kms al noroeste de Damasco. Zabadani, que fue en su día un feudo de Al Qaida en Siria se halla rodeada en la actualidad de tropas Sirias y de Hezbolá. Más de 1.300 terroristas están sitiados en la ciudad tras sufrir cientos de bajas en los pasados días y semanas.

El término “fiesta” en relación a la reciente fiesta del Eid el Fitr (fin del mes de Ramadán) no existe en el diccionario del Ejército sirio y la Resistencia libanesa. Las batallas no han cesado en la mayor parte de los frentes en los últimos días.

El martes, ellos se apoderaron de Darb Kallassa, Darb al Hasba y de Marj al Kassara en la planicie sur de Zabadani. Esta zona constituía una vía de abastecimiento de las redes terroristas que aseguraba el tránsito de los militantes hasta el río Barada, al sur.

Según fuentes locales, citadas por el periódico Al Akhbar, decenas de terroristas han resultado muertos o heridos en este avance de Hezbolá y el Ejército sirio, que buscó, sobre todo, prevenir una incursión hacia la ciudad. El grupo Ahrar el Sham, que combate normalmente al lado del Frente al Nusra, sufrió 21 muertos en enfrentamientos..

Hezbolá y el Ejército sirio también rechazaron un avance de militantes del EI que querían infiltrarse en Zabadani para ayudar al Frente al Nusra (Al Qaida). Estos terroristas fueron sorprendidos en una emboscada cuando intentaban entrar en Zabadani a través de unos edificios que habían sido minados por la Resistencia y sufrieron fuertes bajas.

En los sitios de la oposición armada siria se han hecho llamamientos histéricos a ayudar a los terroristas sitiados y se señala que “más de 1.330 hombres armados están amenazados de genocidio”. Los sitios urgieron a los “hermanos muyahidines armados, sea cual sea su pertenencia, a dirigirse a la ciudad para socorrerles”.

Por su parte, la aviación siria ha llevado ataques aéreos en la Plaza de Ara, en la rotonda de Silan y en Al Yisr, dentro de la ciudad de Zabadani.

En la actualidad, los combatientes de Hezbolá y militares sirios avanzan hacia el barrio de Sailán, en el centro de la ciudad, en medio de encarnizados combates.

Source: Periódicos


NOTA:

Los grupos Ultras de los club de Fútbol mas importantes de España son ADIESTRADOS y AYUDADOS por un comando QUE UTILIZAN vehículos de la EMBAJADA de Ucrania en Madrid.

Porqué no se ha detenido al/los asesinos del seguidor del Coruña ...?
---------------


«Ante nuestra mirada»

La CIA coordina una alianza de nazis y yihadistas

por Thierry Meyssan

El mundo está cambiando. Antes había una derecha capitalista y una izquierda socialista. Ahora, Estados Unidos domina el mundo y la primera disyuntiva que todo el mundo se plantea es entre ponerse al servicio de ese país o resistir. Como ya sucedió durante la Segunda Guerra Mundial, podemos encontrar todas las ideologías en cada bando. Por el momento, Washington está coordinando en Europa la alianza entre nazis y yihadistas, con la bendición de los rusos anti-Putin.






El 8 de mayo de 2007, en Ternopol (oeste de Ucrania), grupúsculos nazis e islamistas crean un supuesto «Frente Antiimperialista» para luchar contra Rusia. Organizaciones de Lituania, Polonia, Ucrania y Rusia participan en el encuentro, al igual que los islamistas separatistas de Crimea, de Adiguesia, Daguestán, Inguchetia, Kabardia-Balkaria, Karachayevo-Cherkesia, Osetia y Chechenia. Al no poder viajar a Ternopol, debido a las sanciones internacionales, el terrorista checheno Doku Umarov envía un texto escrito. El presidente del «Frente» es Dimitro Yarosh, quien se convertirá en febrero de 2014 –con el golpe de Estado de Kiev– en secretario adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania.

El enfrentamiento entre los golpistas de Kiev, respaldados por la OTAN y la Unión Europea, y los federalistas ucranianos, que cuentan con el apoyo de Rusia, ha llegado a un punto en que es imposible volver al statu quo ante. El 2 de mayo de 2014, el presidente golpista Olexander Turchinov y el oligarca israelo-ucraniano Igor Kolomoisky organizaron una masacre en la Casa de los Sindicatos de Odesa, hecho al que la prensa occidental ha restado importancia desde el primer momento y que ahora esconde, a pesar de los testimonios y pruebas que siguen acumulándose [1]. Después de los horrores registrados en Odesa el 2 de mayo, no parece posible que las dos poblaciones puedan seguir viviendo juntas.

Quedarían 3 posibles escenarios:


Estados Unidos decide transformar Ucrania en una nueva Yugoslavia donde provocar una guerra, con la esperanza de implicar en ella a Rusia y la Unión Europea para que se desgasten entre sí;

Estados Unidos trata de multiplicar los teatros de enfrentamiento alrededor de Rusia, empezando por Georgia;

Estados Unidos empuja combatientes no estatales a desestabilizar a Rusia en Crimea o en Daguestán.

Independientemente de la opción que se escoja al final, el hecho es que Washington ya está creando desde ahora un ejército de mercenarios.

El Consejo de Defensa del nuevo régimen de Kiev ha enviado emisarios a Europa occidental para contratar militantes de extrema derecha dispuestos a ir a Ucrania a luchar contra los federalistas –calificados de «pro-rusos». Y ya se creó una célula «Pravy Sektor Francia» cuyos miembros serán incorporados próximamente a la Guardia Nacional ucraniana. Por otro lado, el Consejo de Defensa de Kiev tiene también la intención de engrosar las filas de sus defensores agregando a estos neonazis de Europa occidental numerosos yihadistas, poseedores de verdadera experiencia en el plano militar.

Si pasamos por alto cierta mezcolanza de símbolos, lo cierto es que nazis y yihadistas tienen cosas en común: el culto de la violencia y el sueño sionista de dominación mundial. Y son por lo tanto compatibles con todas las demás organizaciones que Washington apoya, hasta con el Frente de Izquierda Ruso de Serguei Udaltsov y con su amigo Alexei Navalny. De hecho ya existen numerosos contactos entre ellos.

Más que aplicar la clásica categorización derecha/izquierda de los tiempos de la guerra fría, la única línea definitoria pertinente en estos tiempos es imperialismo/resistencia. En Ucrania, el régimen de Kiev y sus partidarios usan como referencia la lucha de la Wehrmacht contra los judíos, los comunistas y los rusos mientras que en Donetsk se celebra la victoria de la Patria sobre el fascismo durante la «Gran Guerra Patria», o sea la Segunda Guerra Mundial. Los de Kiev definen su identidad en función de su propia Historia, ya sea esta real o mítica. Los de Donetsk se definen como personas provenientes de comunidades con historias diferentes pero unidas por su lucha contra la opresión.

La prueba viviente de que esta frontera es la única realmente pertinente es el oligarca judío Igor Kolomoisky, quien financia individuos que gritan «¡Muerte a los judíos!». Kolomoisky es un mafioso que ha acaparado una de las mayores fortunas de Europa apoderándose –a punta de pistola– de grandes empresas de la metalurgia, la finanza y la energía. Goza del respaldo de Estados Unidos y ha posicionado varias personalidades estadounidenses –como el hijo del vicepresidente Joe Biden– en el consejo de administración de su holding ucraniano del gas [2]. Kolomoisky no sólo no tiene ningún reparo en financiar grupos neonazis sino que además se alegró cuando estos asesinaron –por orden suya– varios judíos antisionistas en Odesa.

No es nueva la colaboración entre nazis y yihadistas. Tiene su origen en las 3 divisiones musulmanas de la Waffen SS. La 13ª División SS «Handschar» se componía de bosnios, en la 21ª División SS «Skanderbeg» eran kosovares y los combatientes de la 23ª División SS «Kama» eran croatas. Todos eran musulmanes y practicaban un islam influenciado por Turquía. A fin de cuentas, la mayoría de aquellos combatientes desertaron durante la guerra contra el Ejército Rojo.

Más recientemente, nazis y takfiristas lucharon juntos nuevamente contra los rusos a raíz de la proclamación del Emirato Islámico de Ichkeria (Segunda guerra de Chechenia, 1999-2000).

El 8 de mayo de 2007, en Ternopol –localidad del oeste de Ucrania– nazis de los países bálticos, de Polonia, Ucrania y Rusia y yihadistas ucranianos y rusos crearon un llamado «Frente Antiimperialista», con apoyo de la CIA. Su presidente es Dimitro Yarosh, convertido por obra y gracia del golpe de Estado de Kiev –en febrero de 2014– en secretario adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania y posteriormente en candidato de Pravy Sektor a la elección presidencial del 25 de mayo.

En julio de 2013, el emir del Cáucaso y responsable local de al-Qaeda Doku Umarov exhortó a los miembros del «Frente Antiimperialista» a irse a luchar a Siria. No existe, sin embargo, documentación clara sobre la participación de nazis en las operaciones de desestabilización que actualmente se desarrollan en el Levante.

Lo que sí se sabe es que varias decenas de yihadistas tártaros de Crimea estuvieron luchando en Siria y fueron posteriormente trasladados a Kiev por el servicio de inteligencia de Turquía (MIT) para participar en los desórdenes de EuroMaidan y en el golpe de Estado del 22 de febrero, junto a Dimitro Yarosh [3].

Las medidas adoptadas en Europa, a pedido del secretario estadounidense de Seguridad de la Patria Jeh Johnson, para impedir el regreso de los yihadistas a sus países de origen muestran que la CIA tiene intenciones de utilizarlos en un nuevo frente [4]. La dimisión forzosa del príncipe saudita Bandar Ben Sultan, el 15 de abril y a pedido del secretario de Estado John Kerry [5], y la de su hermano el príncipe Salman Ben Sultan, el 14 de mayo y bajo la presión del secretario de Defensa Chuck Hagel [6], demuestran la voluntad estadounidense de avanzar hacia una refundación del dispositivo yihadista.

¿Sabrán los europeos y árabes que han optado por la resistencia aliarse también?


Thierry Meyssan

Fuente

Al-Watan (Siria)
 
Tu dirección de correo electrónico
Destinataire :
Texto de tu mensaje:

[1] «Crimen en Odesa», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 7 de mayo de 2014. «Las masacres de Odesa dan el tiro de gracia a la unidad de Ucrania», Oriental Review / Red Voltaire, 13 de mayo de 2014; «La masacre de Odesa fue organizada en la cúpula del régimen ucraniano», антифашист / Red Voltaire, 17 de mayo de 2014.

[2] «En Ucrania, el hijo de Joe Biden conjuga utilidad e intereses personales», Red Voltaire, 14 de mayo de 2014.

[3] «Yihadistas dan servicio de seguridad a los manifestantes de Kiev», Red Voltaire, 4 de diciembre de 2013.

[4] «Siria se convierte en "tema de seguridad interna" para Estados Unidos y la Unión Europea», Red Voltaire, 8 de febrero de 2014.

[5] «Dimisión del príncipe Bandar ben Sultan», Red Voltaire, 17 de abril de 2014.

[6] «Redistribución de papeles en Arabia Saudita», Red Voltaire, 15 de mayo de 2014.

«El arte de la guerra»

Entrenamiento estadounidense para neonazis ucranianos

por Manlio Dinucci

Mientras el ejército ucraniano sigue acumulando derrotas en sus enfrentamientos con las autodefensas de la Novorrossia, Washington trata de modificar la situación militar recurriendo a sus aliados históricos contra Rusia: los nazis y los neonazis. Manlio Dinucci denuncia este reciclaje, que demuestra que la OTAN no lucha por la libertad.


Red Voltaire | Roma (Italia) | 11 de febrero de 2015
français italiano Deutsch



El apoyo de la CIA y la OTAN a los nazis en el este de Europa no es nada nuevo. Ya en tiempos de la guerra fría, el embajador estadounidense Lev Dobriansky tuvo como misión ayudar a los nazis ucranianos para que sabotearan la infraestructura soviética. Esta vez fue su hija, Paula Dobriansky (ver foto), subsecretaria de Estado a cargo de la «democratización» de 2001 a 2009, quien preparó el golpe de Estado de Kiev, desde su posición de vicepresidenta de la National Endowment for Democracy.


Durante la primavera, Estados Unidos comenzará a entrenar y armar la Guardia Nacional ucraniana. El EuCom [1] acaba de confirmarlo oficialmente y precisa que se trata de un programa que forma parte de los pasos del Departamento de Estado para ayudar Kiev a garantizar la «defensa interna» de Ucrania.

El financiamiento, ya aprobado por el Congreso de Estados Unidos, proviene de un fondo especial creado en conjunto por el Pentágono y el Departamento de Estado para «garantizar entrenamiento y equipamiento a fuerzas de seguridad extranjeras» con el fin de que «los países asociados pueden enfrentar desafíos importantes para la seguridad nacional de Estados Unidos».

La misión de entrenamiento en Ucrania sirve para «demostrar el compromiso estadounidense a favor de la seguridad del Mar Negro y el valor de las fuerzas estadounidenses desplegadas en posiciones avanzadas».

En el campamento militar de Yovoriv, a unos 50 kilómetros de la frontera polaca, instructores estadounidenses entrenarán en el campamento las unidades de la Guardia Nacional ucraniana, cuyos efectivos se estiman entre 45 y 50 000 voluntarios.

Creada por el régimen de Kiev en marzo de 2004 gracias a un primer financiamiento estadounidense ascendente a 19 millones de dólares, la Guardia Nacional ucraniana incorporó de inmediato las formaciones neonazis, ya entrenadas anteriormente por instructores de la OTAN con vistas al putsch de Kiev, como lo demuestra la documentación fotográfica sobre los militantes neonazis entrenados en 2006 en Estonia [2].

Los batallones Donbass, Azov, Aidar, Dniepr-1, Dniepr-2 y otros, que constituyen la fuerza de choque de la Guardia Nacional, se componen de neonazis no sólo ucranianos sino también provenientes de otros países europeos. Las atrocidades que ya han cometido en Ucrania contra los civiles de nacionalidad rusa están ampliamente documentadas en videos y testimonios –basta con buscar en Google «atrocidades de los neonazis en Ucrania». Pero, a pesar de que Amnistía Internacional acusó al régimen ucraniano de ser responsable de los crímenes cometidos por esos batallones, Estados Unidos sigue apoyándolos y entregándoles incluso blindados. Y ahora van a fortalecerlos con el programa de entrenamiento y armamento.

Este programa es parte de la «Operación Firmeza Atlántica» iniciado el EuCom para «tranquilizar a nuestros aliados ante la intervención rusa en Ucrania y como medio de disuasión para impedir que Rusia obtenga la hegemonía regional». En el marco del creciente despliegue de fuerzas estadounidenses en el este de Europa, el Pentágono ha enviado «expertos militares para incrementar la capacidad defensiva de Ucrania» y asignó 46 millones de dólares más para entregar a Kiev «material militar, incluyendo vehículos y dispositivos de visión nocturna».

De esa manera, Washington ya está armando a las fuerzas de Kiev puesto que de no recibir armamento pesado de Estados Unidos podrán adquirirlo con los millones de dólares puestos a su disposición.

Alemania, Francia e Italia se dicen favorables a una solución diplomática. Pero al mismo tiempo, en la cumbre de Bruselas, esos mismos países se comprometen, junto a Gran Bretaña, España y Polonia, a encargarse de las misiones más importantes en la formación de la «Fuerza Avanzada» de la OTAN, en el marco de la «Fuerza de Respuesta», que pasa de 13 000 a 30 000 efectivos y cuenta con 6 centros de mando y control en Estonia, Letonia, Polonia, Rumania y Bulgaria.

Mientras tanto, Estados Unidos, preparando la cumbre de Minsk –en la que sin embargo se abstiene de participar–, afirma por boca del secretario de Estado John Kerry que entre los miembros de la alianza atlántica «no existen divisiones, todos estamos de acuerdo en que no puede haber solución militar».

Pero al mismo tiempo, al entrenar y armar a los neonazis ucranianos, Estados Unidos alimenta la llama de la guerra en pleno corazón de Europa.


Sobre el mismo tema:

• «¿Quiénes son los nazis en el gobierno ucraniano? », por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 3 de marzo de 2014.

• «Organizaciones nazis irrumpen en el escenario europeo», Oriental Review, Red Voltaire, 6 de marzo de 2014.

• «Kiev entrega a los nazis 23 campos de vacaciones para facilitar entrenamiento paramilitar», Red Voltaire, 22 de marzo de 2014.

• «Los nuevos amos de Ucrania», Oriental Review, Red Voltaire, 3 de abril de 2014.

• « ¿Todavía duda que hay neonazis en Ucrania y que operan con apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea?», Red Voltaire, 14 de septiembre de 2014.


Manlio Dinucci

Fuente

Il Manifesto (Italia)

http://www.voltairenet.org/article186719.html


Yusuf Fernandez

Cómo Occidente apoya a Al Qaida en Siria



A finales de mayo, la Unión Europea extendió sus sanciones contra Siria. Por su parte, EEUU inició en esos días su programa para entrenar a elementos armados “moderados” que deberían supuestamente luchar contra el EI, pero cuyo objetivo real es derrocar al gobierno sirio.

La Unión Europea y EEUU afirman apoyar la guerra contra el EI, pero ellos nunca mencionan al otro gran grupo terrorista, el Frente al Nusra, que es la rama siria del movimiento terrorista global Al Qaida. Todas las declaraciones de los países occidentales en las que ellos declaran estar preocupados por la expansión del terrorismo en Siria, Iraq y otros países de Oriente Medio nunca se refieren a Al Qaida o a su afiliado, el Frente al Nusra.

¿Ha olvidado Occidente los ataques del 11-S? En 2001, Al Qaida era el gran enemigo de las naciones occidentales y el objetivo de la así llamada “guerra contra el terrorismo”. En la actualidad, Al Qaida está cooperando abiertamente con algunos aliados estadounidenses en Oriente Medio, que promueven abiertamente el terrorismo en Siria. EEUU y la UE no están haciendo nada para detener este apoyo incluso aunque sería muy fácil para ellos hacerlo. Parece haber un intento por parte de algunos países occidentales, especialmente Francia y EEUU, para recrear la fracasada estrategia puesta en práctica en Afganistán en los años ochenta del pasado siglo, es decir, apoyar a grupos terroristas contra sus rivales internacionales y regionales sin que importen las consecuencias para los pueblos de la región y, en última instancia, para los propios países occidentales.




Turquía, Arabia Saudí y Qatar se han convertido en los principales patrocinadores del terrorismo en el mundo. Sin embargo, ninguno de ellos ha sido incluido en una lista norteamericana o europea. De manera cómica, la lista norteamericana incluye a Irán y Siria, dos de los países, junto con Iraq, que son los principales actores en la lucha contra los grupos terroristas en Oriente Medio, que están apoyados por EEUU y sus aliados.


Recientemente, Turquía envió a miles de terroristas a través de la frontera con Siria con el fin de lanzar una ofensiva en la provincia de Idleb, cuyo territorio se encuentra ahora en las manos del Frente al Nusra. Un reciente vídeo publicado por el periódico turco Cumhuriyet muestra a agentes del servicio de inteligencia turco participando en un contrabando de armas hacia los terroristas a través de la frontera.

SEGUIR LEYENDO....