sábado, 10 de septiembre de 2016

La trampa de al Qaeda en Siria, sus cambios de nombre y la amenaza que representa



El líder de Jabhat Fatah al Sham, Abu Mohammed al Jolani

Es la sexta vez que la filial de al Qaeda en Siria cambia de nombre
Analistas de Inteligencia explican por qué es un error diferenciar entre los grupos yihadistas que atentan en distintas partes del mundo, ya que atienden a la misma ideología: la takfir
En el Frente al Nusra, sus orígenes y sus estratégicos cambios de nombre podría esconderse la mayor amenaza para Europa que Occidente podría estar dejando pasar

Tania Martínez Tomás
09 de Septiembre del 2016

A finales del pasado julio, el líder de Jabhat al Nusra, Abu Mohammed al Jolani (Ahmad al-Shara), anunciaba el cambio de nombre de la organización terrorista vinculada a al Qaeda, que pasó a llamarse Jabhat Fatah al Sham (conquista de Siria en árabe). Al Jolani insistió entonces en la ruptura de su grupo con al Qaeda, "no tendrá ningún vínculo con partes extranjeras", dijo este líder yihadista.

Tan solo un día después, Estados Unidos, a través del portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, anunciaba que la organización dirigida por Al Jolani seguiría siendo objetivo militar en el marco de la lucha de la coalición internacional contra los grupos terroristas en Siria. Kirby dijo entonces que la separación de al Nusra y al Qaeda no era real sino una "reestructuración" de la organización terrorista.

Es cierto que la anunciada escisión, que fue también proclamada por el líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, se acerca más a una estrategia a largo plazo para conservar la expansión del califato que a una separación real. Pero también es cierto que EE.UU., desde los meses previos a estos hechos,está apoyando con financiación y suministro de armas a fuerzas locales, rebeldes, que considera “moderadas” y con las que el Frente al Nusra se había aliado. Gracias a esa alianza, que evitó al grupo terrorista ser atacado por la coalición internacional que lidera EE.UU., la filial de al Qaeda ha ido cogiendo fuerza en Siria.

La analista de Inteligencia especializada en terrorismo islamista Conchetta Dellavernia, explica a Información Sensible que es la sexta vez que la filial de al Qaeda en Siria cambia de nombre, y, “en este caso, lo hace con el fin de ser considerado un grupo ‘moderado’”. Además, considera que es un error diferenciar entre los grupos yihadistas que atentan en distintas partes del mundo, ya que atienden a la misma ideología: la takfir.

“La ideología takfir es la de que hay que matar a los infieles, y entendemos por infieles a cristianos, laicos, chiíess, alauitas…todo lo que no sea suní, pero incluso consideran que hay suníes ‘malos’, porque ellos, los takfires, se otorgan ese poder, de decir quién es el bueno y quién el malo, de clasificar incluso dentro de la ideología musulmana”, explica Dellavernia.

“Lo que sucede (con al Qaeda) es que se empezó a globalizar con nombres distintos para cada zona: Al Qaeda en el Magreb, al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y al Qaeda en Siria, cuando en realidad hay agrupadas un montón de organizaciones con un nombre diferente, y parece que al cambiar el nombre ya no tiene nada que ver, pero lo importante es quiénes lo integran, quiénes son los componentes”, destaca Dellavernia.

Los inicios en Iraq

Lo primero que esta analista quiere dejar claro es que al Nusra “no nació de excombatientes militares sirios, sino que el bloque fuerte de al Nusra y de otros grupos que operan en Siria pertenece a otras organizaciones que, aunque se adjudicaban otros nombres (Frente Islámico, Ejército Islámico, al Nusra, brigada al Farouq, Ahrar al-Sham etc.), actuaban bajo la misma dirección e ideología”, la de al Qaeda (‘la base’ en árabe).

Al comienzo, los integrantes de Jabhat al Nusra provenían todos del emirato islámico en Iraq (al Qaeda en Iraq), cuyo líder era al Zarkawi, que murió por ataques de EE.UU. en Iraq en 2006. Del grupo denominado Ansar al Sunna, que luego se fue a Siria, salieron la mayoría de miembros de al Nusra. De hecho, explica Dellavernia, “en 2005, estaba previsto que el sucesor del emirato islámico en Iraq fuera al Jolani”.

Una vez en Siria, al Nusra se nutrió de militares locales y más tarde también del Líbano, “donde se unieron combatientes de las Brigadas Azzam, fundada por uno de los máximos exponentes de la ideología takfir, Sheikh Abdullah Azzam, que estaba junto a Osama Bin Laden en Afganistán en el momento del comienzo de la guerra”, en 2001.

Sheikh Abdullah Azzam

Dellavernia investiga redes takfires desde hace 20 años, e insiste en que al Nusra, ahora Jabhat Fatah Al Sham, ha estado siempre vinculado a al Qaeda en Iraq, a pesar de que la propia organización haya anunciado su independencia como grupo terrorista.

Como muestra de la permanente vinculación a la organización “base”, la analista recuerda que al Qaeda en Iraq, a través de medios de su propiedad, como lo son en la actualidad la agencia Amaq o la revista Dabiq, traducía a varios idiomas los comunicados de las operaciones de al Nusra, que también se han distribuido en foros propios de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y de todos los grupos terroristas. Es decir, “el Frente al Nusra no emitía sus comunicados de forma diferente a como lo hacían otros grupos yihadistas con los que comparte origen”, señala Dellavernia queriendo destacar el detalle de que, en su propaganda, al Nusra usaba y usa el anagrama que utilizan todos los grupos vinculados hoy al autodenominado Estado Islámico (DAESH), el sello del profeta.

Los orígenes del DAESH
Es necesario volver hacia atrás, a cómo surgió el DAESH, para comprender por qué es difícil que al Nusra sea realmente un grupo independiente, como él mismo se autoproclama.

El exdirector de nuestro Centro Nacional de Inteligencia, que fue también embajador en EE.UU., el Vaticano y Marruecos, Jorge Dezcallar, explica en un artículopublicado en octubre de 2015 en El Confidencial las raíces que comparten al Qaeda y el DAESH.

Fue al Zarkawi quien, siendo militante de al Qaeda, creó en 2003 Al Qaeda en Iraq (AQI) como filial de la organización “base”. Ambas volcadas en la lucha contra los chiíes, encontraron sus diferencias cuando AQI quiso entrar a ocupar y controlar territorios suníes en Siria e Iraq. Nació entonces el llamado Estado Islámico de Iraq, DAESH en árabe, que rompió definitivamente con al Qaeda en 2004.

En esta escisión, al Zarwaki quedó como líder de AQI y después del DAESH. No obstante, al Qaeda sigue hablando de él como de un mártir al que considera de los suyos cuando recuerda su muerte en 2006.

Al Qaeda es una ideología

Si bien ambas organizaciones compartirían la misma ideología rigorista, sus ambiciones estratégicas y territoriales han sido distintas en los últimos años. Por eso Dezcallar afirma que, “aunque están emparentados, no son lo mismo”. Dice incluso que “están enfrentados a muerte y eso es bueno para nosotros”.

Dellavernia, en cambio, no es tan optimista. Asegura que toda la ideología de los grupos takfires está representada en al Qaeda. “Es una ideología, hacer distinciones es como decir que los nazis son sólo alemanes, cuando es una ideología que puede adoptar un español o un maltés…Entonces no tiene sentido que nos cuenten el terrorismo haciendo distinciones por los cambios de nombre de los grupos. Es algo de lógica”, asegura Dellavernia apuntando además al error, por parte de Europa, de considerar ‘moderados’ a grupos que luchan en Siria y que guardan también relación con los takfires.

“Hay unos 100 grupos que están combatiendo actualmente en Siria y en Libia que son todos de al Qaeda, pero son facciones, grupos que antes se denominaban por brigadas o campos de la base. Pero a partir de la guerra de Iraq se dejaron de denominar por brigadas para poner nombres tomados de la zona en la que operaban. El 99’99% de todos esos grupos pertenecen a al Qaeda y en algún momento combaten juntos”, explica.

El analista especializado en Oriente Medio y en yihadismo suní Kyle W.Orton explica en su web la relación entre organizaciones que, con distintos nombres, han compartido tanto integrantes como líderes. Por ejemplo, cuenta Orton, Hashem al-Sheikh dirigió Ahrar al-Sham (rama de al Qaeda en Siria) entre 2014 y 2015, y este líder fue antes miembro de AQI, que como se ha señalado acabó convirtiéndose en DAESH.

No obstante, Dezcallar señala que, a diferencia de al Qaeda, el DAESH “constituye embriones de estructuras políticas más ambicionas que surgen de la debilidad o implosión de Líbano, Somalia, Siria o Iraq, para rellenar un vacío en el ámbito político”. Es decir, que el DAESH se enfrenta a al Qaeda y a sus filiales al perseguir sus amplias ambiciones territoriales.

¿Están o no enfrentados el DAESH y al Qaeda en Siria?

Un mes después de que Dezcallar publicara su artículo afirmando que DAESH y al Qaeda (AQ) están enfrentados, el líder de AQ llamó a la unión con el DAESH. Antes, en 2012, el Frente al Nusra juró fidelidad al DAESH. Aunque en ese momento no era al Jolani quien estaba al frente de la organización, el documento en el que la filial de al Qaeda juraba fidelidad al autodenominado Estado Islámico ha desaparecido de toda la red.

Aunque anteriormente a la citada llamada de al Zawahiri, al Qaeda haya acusado al DAESH de malinterpretar la ley islámica asesinando a musulmanes (cosa que ellos también han hecho), ambos bandos comparten la ideología takfir y ambos han manipulado la interpretación del libro sagrado del Islam, coinciden los expertos.

En una publicación más reciente, Dezcallar sigue afirmando que “afortunadamente, al Qaeda y el Estado Islámico se llevan muy mal”, pero reconoce que “es muy preocupante que estén ambas de acuerdo en reivindicar Al Andalus y Ceuta y Melilla como tierras irredentas que un día fueron islamizadas”.

El Frente al Nusra no ha dejado de considerarse una filial de Al Qaeda en Siria, pero en sus inicios se mezclaron combatientes tanto de al Qaeda como de al Qaeda en Iraq. En esta organización, en sus orígenes, con líderes vinculados a uno y otro lado de la separación inicial de los yihadistas, y en sus estratégicos cambios de nombre, podría esconderse la decisión de una unión como la que pidió en noviembre de 2015 el líder de al Qaeda, Aymán al Zawahiri. Ello representaría una inminente amenaza para Europa que Occidente podría estar dejando pasar.