lunes, 10 de febrero de 2014

Voluntarios cristianos combaten junto al Ejército árabe sirio en Homs. Soldados de Hezbollah protegen las iglesias cristianas


Soldados de Hezbollah protegen las iglesias cristianas de los ataques de los terroristas islamistas, takfires wahabitaa. Fuente: http://palaestinafelix.blogspot.com.es/2014/02/soldato-di-hezbollah-in-siria-difende.html

Voluntarios cristianos combaten junto al Ejército sirio en Homs



En Wadi al Nassara (el Valle de los Cristianos), en la provincia de Homs, en Siria, los pueblos entierran cada día a nuevos mártires. Los residentes que todavía están en el valle han tomado la decisión de no partir. Ellos quieren defender su tierra y su país.

Aquellos que luchan al lado del Ejército libanés están habituados a la muerte. Ellos hablan de sus camaradas caídos en combate con una triste normalidad. La probabilidad de morir disminuye un poco para aquellos que se hallan en sus casas en las localidades del valle, pero continúa siendo elevada a causa de los obuses que caen al azar y de los disparos casi cotidianos de los francotiradores de los grupos armados.

Aunque la autopista entre Homs y Tartús está bajo control, sobre todo con la llegada de los refuerzos militares, hace dos semanas, para comenzar la batalla por la liberación del Crack de los Caballeros, los desplazamientos continúan siendo peligrosos.

Aquellos que se encuentran en la línea del Frente son los soldados del Ejército sirio, milicianos del Ejército de Defensa Nacional (milicia civil armada pro-gubernamental) y miembros libaneses del Partido Nacionalista y Social Sirio (PNSS). La mayor parte de los combatientes, sin embargo, son habitantes de los pueblos de la región.

La mayor parte de los cristianos que quedan no esperan a navíos europeos o estadounidenses que les vengan a evacuar hacia lugares lejanos. Los que querían partir ya lo han hecho y los que permanecen allí prefieren la muerte a la caridad de los occidedntales, como afirma Tony, empleado de un restaurante de shawarma en el pueblo de Hawach. La madre del mártir Hussam Massuf, en Habnemra, quiere permanecer cerca de la tierra donde reposa su hijo, que ella visita todos los días.

Durante un ataque de los grupos takfiris contra un campamento del Ejército de Defensa Nacional (EDN) el miércoles pasado cerca de la localidad de Ammar al Hosn, los asaltantes mutilaron los cuerpos de los combatientes que fallecieron. Ellos arrancaron la oreja de uno de ellos y a otro le cortaron la cabeza. En estas últimas semanas, los extremistas han mostrado varias cabezas que pertenecían a miembros del EDN.

Sin embargo, estas atrocidades han tenido un efecto contrario al que los takfiris esperaban entre los habitantes. Muchos más voluntarios se han ofrecido a empuñar las armas. Todos los días, más reclutas aparecen en el frente. Para Joseph, originario de Marmarita, “no es una guerra entre sunníes y shiíes o entre sunníes y los alauíes sino entre el subdesarrollo y el pueblo sirio, que nos incluye a nosotros, los cristianos”.

Al Akhbar

Source: Periódicos

2 comentarios:

Juan rivera nail dijo...

viva siria honor y gloria a los patriotas es mejor morir luchando que morir de rrodillas

Juan rivera nail dijo...

viva siria honor y gloria a los patriotas es mejor morir luchando que morir de rrodillas